Foro Facebook G+ Twitter Youtube RSS Contactar
El láser Endovenoso nos permite eliminar las varices graves
sin cirugía, en sesión única, sin periodo de recuperación.
IML cuenta con un tratamiento específico
para eliminar varices de todo tipo.
Las varices estéticas o arañas vasculares
son casi exclusivas de la mujer.
Las varices estéticas son varices superficiales
de pequeño calibre.
Super Vein Removal IML es el tratamiento desarrollado
por IML para la eliminación de varices estéticas.
  

Otros tratamientos clásicos para eliminar las varices estéticas

Los tratamientos para eliminar las varices estéticas que han permanecido a lo largo del tiempo son dos:

Aunque se han intentado numerosas modalidades, como la electrocoagulación, han ido desapareciendo de la práctica habitual.

Esclerosis química

El propósito del tratamiento de varices es que no se vean las venitas dilatadas. Hay que considerar que nosotros no vemos las venas, sólo percibimos la imagen de la sangre que contienen, si dejamos las venitas sin sangre, aunque persistan, no las vemos y se consigue el efecto estético deseado.

La esclerosis química pretende es “secar la vena”, que no contenga sangre y que de esta forma no sea visible. El esclerosante provoca hinchazón de capa más interna de la pared venosa (endotelio) de modo que esta inflamación pueda ocluir la luz de la vena y que no contenga sangre en su interior con lo que se consigue el efecto de borrado.

Primera Consulta Gratuita En IML le atenderá un médico especialista en su tratamiento desde la primera consulta.

Efectos de la esclerosis química

La irritación inflamatoria del endotelio venoso puede tener otros efectos, unos positivos y otros no tan deseables.

La inflamación sostenida de la pared venosa puede llevar a una reacción cicatrizal del organismo provocando la fibrosis de la vena en su totalidad, esto llevaría a una destrucción completa y permanente de las arañas tratadas, es el resultado idóneo.

Desafortunadamente el cierre de la vena no se alcanza en un solo tratamiento. La pared venosa irregular facilita la presencia de microtrombosis con la oxidación de la hemoglobina que contiene esta sangre, produciendo hemosiderina que se ve a través de la piel como manchas marrones que dibujan el trayecto venoso, que aunque llegan a desaparecer, persisten muchos meses. La microtrombosis se recanaliza y vuelve a aparecer la microvariz.

Básicamente, la esclerosis consigue resultados satisfactorios, pero por su mecanismo de acción precisa de tratamientos sostenidos en el tiempo, ya que la destrucción permanente de la arañas se consigue en un porcentaje bajo de los vasos tratados. La traducción práctica es que se precisan muchas sesiones y que hay que prolongarlas toda la vida para mantener un resultado estable.

Existen varios tipos de esclerosantes químicos: el polidocanol, la glucosa hipertónica, las glicerinas cromadas, etc. En España el único esclerosante autorizado para este fin por la Agencia del Medicamento es el polidocanol (-POL- Etoxisclerol®).

Solicitar consulta gratuita »

Formas de aplicación del esclerosante

Con el fin de disminuir el número de sesiones necesarias y mejorar su eficacia se han ido desarrollando formas distintas de la aplicación del esclerosante:

Esclerosis líquida:

Es la forma clásica. El producto (POL) se comercializa en forma líquida en diferentes concentraciones, que se administra por inyección intravenosa directa en las microvarices objeto del tratamiento. Esta modalidad obliga a tratamientos parciales para no alcanzar dosis elevadas del producto, que conllevan efectos indeseables.

En general, se hacen tratamientos semanales para cubrir la totalidad de las piernas, que se van repitiendo hasta alcanzar el resultado deseado.

Las zonas tratadas deben estar sometidas a compresión durante tres días, lo más habitual es el uso de medias elásticas.

Esta forma convencional se utiliza cada vez menos.

Crioesclerosis:

La jeringuilla con el esclerosante está dentro de un cilindro que contiene nitrógeno líquido, con lo que se consigue su enfriamiento por debajo de los 0ºC, sin llegar a producir su cristalización, ya que el punto crioscópico del esclerosante es muy bajo por la prensita de etanol en su composición.

El esclerosante frío produce una disminución de la velocidad de circulación y mayor irritación de la pared venosa con lo que además de aumentar el tiempo de contacto del esclerosante incrementa su función.

Estas ventajas permiten disminuir la concentración del esclerosante y por ello abarcar zonas más amplias de tratamiento sin llegar a dosis tóxicas.

Las consecuencias de esto son menos sesiones y mayor eficacia.

El inconveniente es que resulta muy doloroso para los pacientes.

Microespuma:

La espuma se consigue al batir el esclerosante con aire pasándolo de una jeringuilla a otra, repetidas veces. Suelen utilizarse 8 cc de aire por cada 2 cc de esclerosante.

Microespuma de polidocanol para el tratamiento de varices

Solicitar Consulta Gratuita

Esto multiplica el volumen disponible por cuatro veces, de modo que es factible realizar el tratamiento completo de las piernas en cada sesión.

La tensión superficial de las burbujas incrementa la superficie de contacto del esclerosante con la pared venosa excluyendo además la presencia de sangre.

Se aumenta la eficacia y se disminuye la presencia de microtrombosis.

En la actualidad es la forma más utilizada de esclerosis química.

Láser percutáneo

La eficacia de los distintos tipos de láser se basan en el principio de la Fototermolisis Selectiva, por la que la emisión de un tipo de luz láser es captada específicamente por un determinado color, que es el color complementario al color de la luz del láser. Las estructuras que están cargadas de ese color (cromóforo diana) absorben la emisión del láser y se produce su calentamiento hasta generar su destrucción específica, sin dañar a los tejidos y estructuras colindantes. 

Existe una teoría más ajustada a la realidad clínica en el caso del tratamiento de las varices con láser percutáneo. Es la Teoría Extendida de la Fototermolisis Selectiva. En ella se tiene en cuenta que el cromóforo diana se encuentra alojado a nivel de los hematíes (hemoglobina) cuando buscamos que el efecto del láser permita eliminar las paredes vasculares de los vasos afectos. Es decir, en las varices, el heater o sustancia que se calienta por estar cargada de cromóforo es la sangre y el objeto del tratamiento (target) es la pared venosa que deseamos fotocoagular (o fotoesclerosar).

Efectos del láser percutáneo

El láser induce una respuesta al efecto térmico por parte de los tejidos fotocoagulados que supone la liberación de dos sustancias encargadas desencadenar la reparación de los tejidos, son las Heat Shock Protein 70 (HSP 70) y el Factor de Crecimiento Tisular 2 (GFT 2). Ambas son de estructura proteica y ponen en marcha la respuesta tisular de reparación y reabsorción de los tejidos dañados por fotocoagulación con láser. Los tejidos destruidos se reabsorben y se induce la reparación de la dermis más profunda, de forma que es menos posible la repermeabilización del vaso.

¿Le llamamos? »

Propiedades del láser percutáneo

Existen diferentes ofertas en el mercado, lo cierto es que para seleccionar el láser más adecuado se deben tener en cuenta alguna de sus propiedades:

Longitud de Onda

La longitud de onda del láser percutáneo se elige en función del cromóforo sobre el que deseamos actuar.

Energía de emisión

La energía de emisión debe ser suficiente pero no excesiva, para no dañar los tejidos circundantes. La sangre debe calentarse para transferir el calor a la pared venosa, pero no debe coagularse súbitamente por carbonización para evitar hiperpigmentaciones y pérdida de su capacidad de difusión calorífica.

Ancho de pulso

El ancho de pulso debe estar entre el Tiempo de Daño Térmico (TDT) y el Tiempo de Relajación Térmica (TRT). La longitud del pulso del láser para eliminar varices por vía percutánea debe ser lo suficientemente largo para facilitar la difusión del calor desde la hemoglobina de la sangre a las paredes venosas.

En función de la longitud de onda y del tamaño del spot y del ancho de pulso, los láseres tienen además mayor o menor penetrabilidad en la piel.

Coeficiente de absorción de la hemoglobina

En relación al cromóforo hemoglobina, existen dos picos de absorción bien delimitados a 585 nm y a 1064 Nm. En el tratamiento de las varices de las piernas con láser se elige la emisión 1064 Nm porque es más penetrante y llega mejor a las telangiectasias de la dermis media y profunda.

A pesar de todo lo dicho, la realidad es que el coeficiente de absorción de la hemoglobina es relativamente bajo, esto supone que solo se aprovecha una pequeña parte de la energía lumínica entregada y por tanto es necesario trabajar a altas energías para obtener eficacia. Esto hace el tratamiento molesto y limita la posibilidad de tratar vasos de más de 4 mm de diámetro.

Por este motivo, el tratamiento de varices de las piernas con láser percutáneo simple ha caído en desuso. Es necesario potenciar su eficacia y es lo que hemos diseñado en Instituto Médico Láser de Madrid con nuestra técnica Terapia Fotodinámica de Varices, que es 36 veces más eficaz que el tratamiento percutáneo simple.

Si desea recibir información sobre la Terapia Fotodinámica de Varices, puede solicitar consulta informativa gratuita con uno de nuestros médicos expertos de Madrid.

¿Desea más información? las condiciones. Cargando consulta